10ª Edición  |  Curso 2013-2014
    Colegios participantes
    Trabajos de los alumnos
    Miembros del jurado
    Palmarés

 

Escándalo en el Elíseo
Inés Fontán, 17 años
Colegio Ayalde (Bilbao)

Una de las noticias que ha copado la mayor parte de las portadas, no solo de la prensa rosa sino también de importantes periódicos internacionales, ha sido el presunto romance del presidente francés, François Hollande, con la actriz Julie Gayet, así como la hospitalización de la segunda esposa del mandatario a causa de la traición amorosa, lo que abre el debate sobre si la vida privada de los políticos afecta en el modo de ejercer su gobierno o si, por el contrario, los ciudadanos no deberíamos inmiscuirnos en aquello ajeno a la política.

A primera vista lo que haga en privado un mandatario no debería afectar a su mandato, ya que es evidente que su vida no deber de estar limitada por su puesto. En este sentido merece el mismo respeto a su privacidad como cualquier otra persona. No obstante, al descubrir que Hollande compaginaba dos intimidades, una con su amante y otra con su segunda mujer, el descuido de sus funciones políticas parece más que probable. De modo que su vida privada sí que afectar directamente al gobierno de Francia, lo que puede tener efectos colaterales en su gestión nacional e internacional.

Por otro lado, la responsabilidad de un primer ministro va más allá de sus funciones, pues está obligado a dar una buena imagen. Estoy convencida de que este tipo de actuaciones no producen orgullo en buena parte de sus ciudadanos.

En las próximas elecciones generales que se celebren en Francia, quedará reflejada la aceptación o el descontento acerca del que ahora es su presidente. Puede que entonces se le pueda aplicar aquel famoso refrán: “La mujer del César no solo debe ser honrada sino parecerlo”.

 
 
  Aviso legal >>
web: acattmedia.com