10ª Edición  |  Curso 2013-2014
    Colegios participantes
    Trabajos de los alumnos
    Miembros del jurado
    Palmarés
El siguiente concierto
María Dolores Valls, 14 años
Colegio Sierra Blanca (Málaga)

El sonido del violín inundaba todo el bosque. Parecía como si los propios árboles y las plantas transmitieron el débil sonido del instrumento. Leandro siempre conseguía expresar sus emociones moviendo el arco. Y su mente viajaba lejos, tanto como la de aquellos que se paraban a escucharle. Aquella vez no fue una excepción.

Al abrir los ojos, el intérprete recibió una agradable sorpresa: una chiquilla de apenas siete años lo observaba con los ojos muy abiertos. Una sonrisa se extendió por el rostro del músico.

-¿Qué haces aquí, pequeña?

Ella señaló el camino. Leandro sabía que conducía a una carretera.

-¿Vienes con tus padres? -le preguntó, poniéndose en cuclillas para quedar cara a cara con ella.

La niña asintió. Después de unos segundos, se armó de valor y le dirigió la palabra. Por alguna razón, aquel extraño le inspiraba confianza.

-¿Tocas para ti mismo?

-¿Por qué lo dices.

-Porque nadie te escucha.

Leandro recordó el tiempo en el que la gente se agolpaba a las puertas de los teatros. Sonrió.

-Sí que me escuchan -contestó mirando a su alrededor-. ¿Acaso no los ves?

Ella negó con la cabeza.

Leandro la cogió de la mano y señaló los árboles uno por uno, las flores y los animales que por allí vagaban.

-Cada uno de esos seres me escucha y disfruta de la música tanto como tú o como yo. Pero nadie toca para ellos. Por eso vengo a ofrecerles mis conciertos.

-¿Y no te pagan? -preguntó la niña con esa inocencia pura que sólo se tiene en la infancia.

El hombre rió y le revolvió el pelo.

-Sí, lo hacen. Me pagan con su belleza y atención. Eso es lo único que un músico necesita.

La niña no sabía lo mucho que le llegaría a influir aquel encuentro.

***

Gianne se sentía exhausta tras el concierto. Necesitaba un respiro, así que se dirigió al bosque. Depositó la funda del instrumento sobre la hierba y comenzó a tocar libremente.

Cuando terminó, suspiró y observó el sitio donde se encontraba. Los recuerdos le inundaron y agradeció en silencio lo que ese lugar suponía para ella: el amor a la música y a la Naturaleza.

Tomó el violín y lo metió en la funda, se lo cargó a la espalda y regresó por el camino hacia la carretera, donde la esperaba el vehículo que la llevaría a su siguiente concierto.

 
 
  Aviso legal >>
web: acattmedia.com