10ª Edición  |  Curso 2013-2014
    Colegios participantes
    Trabajos de los alumnos
    Miembros del jurado
    Palmarés
Nacho
Oreto Trapote Martínez, 16 años
Colegio Senara (Madrid)

Se vio reflejada en los ojos de Nacho. Estaba más alto, más fuerte y más guapo. Se conocían desde hacía casi trece años. Eloísa acabada de llegar a Chinchón desde Madrid, era verano e iba a pasar dos semanas allí.

Se acercó todavía más a Nacho, bajo la expectante mirada de los demás chicos del pueblo y le dijo:

-Te esperaré.

Pasó una semana y Nacho no había ido a verla. Ella sabía que era algo tímido y que había perdido a sus padres dos años atrás, pero no se imaginaba que después de casi cuatro años sin verse, tardaría tanto en acercarse. Los días anteriores a su regreso Eloísa los pasó entre carta y carta de los muchachos del pueblo -que pretendían cortejarla- siempre fija en la ventana por si veía aparecer a Nacho.

A cada hora que pasaba, el corazón de Eloísa se angustiaba más. ¿Por qué Nacho no iba a verla? ¿Se le habría olvidado?... Eloísa rechazó aquella posibilidad, aún a riesgo de que fuera verdad.

-Pero… ¿Habrá otra chica en su vida?

***

Un día antes de regresar a Madrid, seguía sin noticias de Nacho. Necesitaba verle. Dieron las doce, salió de su casa y se perdió en la oscuridad hasta que llegó donde Nacho vivía. Aquella vivienda estaba a oscuras y parecía vacía Entró hasta el salón y descubrió una carta dentro de un sobre con su nombre.

A las nueve de la mañana, Eloísa iba sentada en el ferrocarril con destino Madrid. Miró por la ventana y vio, a través de sus lágrimas, el paisaje de los alrededores de Chinchón. Era bello sí, pero le faltaba algo: sus sueños se habían derrumbado la noche pasada.

Sin poder evitarlo le vinieron a la mente las últimas palabras de la carta de Nacho:

<<Aunque el cáncer me haya ganado la lucha, siempre te querré>>.

 
 
  Aviso legal >>
web: acattmedia.com