XII Edición  |  Curso 2015-2016
    Colegios participantes
    Trabajos de los alumnos
    Miembros del jurado
    Palmarés
El Concierto
Patricia Palafox Molero, 15 años
Montealto (Madrid)

Miró el reloj: eran las once en punto.

Cogió su maletín, en el que metió unos papeles, un cuadernillo, una pluma, el dinero, su reloj de bolsillo —perfectamente sincronizado con el de la Puerta del Sol—, su libro preferido, la estatuilla de oso pardo y un papel enrollado. Apresuradamente, salió del apartamento, verificando a ambos flancos de la calle que no hubiera moros en la costa. Paró un taxi, se bajó, caminó un par de minutos y paró otro. Así, hasta seis veces.

Llegó al museo. Sacó los papeles, se los enseñó al guarda de la puerta principal y lo mismo hizo con el que custodiaba la segunda planta, por la que echó a caminar hasta un banco de piedra en el que se sentó. Desde allí tenía una magnífica perspectiva del cuadro. Desde que era pequeño, su madre le había hablado una y otra vez de aquella pintura, obra de Johannes Vermeer. ‘‘El Concierto’’, tenía por nombre, y mostraba a un personaje que tocaba un instrumento que en aquella época estaba reservado para las muchachas. De alguna manera, el gesto de aquel modelo le evocaba su sueño infantil de tocar el piano.

Sacó el cuadernillo de su maletín de cuero. Sacó también la pluma. La abrió con cuidado y vació el cargador del ácido azul, que derritió el cartucho mientras lo tenía en las manos. Desperdigó aquella tinta sobre una de las hojas del cuadernillo, con cuyos trozos cegó el visor de cada una de las cámaras de seguridad de la sala.

Disponía de tres minutos.

Lo demás sucedió muy rápido: descolgó el cuadro y lo sustituyó por la tabla pintada que llevaba en su maletín, obra de sus manos. Volvió a colgar el marco, guardó la tabla original, depositó sobre el banco la estatuilla del oso y se marchó por donde había venido.

***

Le dio la vuelta al vinilo, se sentó en su chéster y admiró las magníficas pinceladas de aquella obra maestra.

Eran las doce en punto.

El conocidísimo pianista Francis Bear estaba de vuelta en su apartamento..

 
 
  Aviso legal >>
web: acattmedia.com