XIV Edición  |  Curso 2017-2018
    Colegios participantes
    Trabajos de los alumnos
    Miembros del jurado
    Palmarés
Al amanecer
Leticia Areitio, 16 años
Colegio Ayalde (Vizcaya)

Su misión era despertar al mundo... Unas veces le correspondía un lado de la esfera; otras veces, se asomaba al otro.

En todo caso, amanecía todos los días: nunca se permitía un descanso ni echar una cabeza-da. Ni siquiera cerrar los ojos. Acompañaba a los madrugadores que, aún medio dormidos, se dirigían al trabajo. A lo largo de las horas iba cambiando de posición para que todo el mundo pudiera disfrutar de las sombras que proyectaba, así como de las distintas tempe-raturas que regalaban sus rayos. Al llegar el ocaso, se despedía de una parte de la Tierra al tiempo que daba los buenos días a la otra. Sin él la vida no podría continuar, pues la luz y el calor son necesarios para que todo siga desarrollándose como desde el inicio de la historia. De hecho, si de pronto decidiera echarse a dormir, todos los seres vivos morirían de frio.

Él aseguraba el funcionamiento de la ciudad. Era como el aceite que consigue que el en-granaje no se pare y la máquina siga funcionando. Aunque le encantaba su trabajo, últi-mamente notaba que la gente no apreciaba su labor: apenas le importaba a nadie, pues todos estaban tan pendientes de sus rutinas que no se fijaban en él. Entristecido, pensó que a lo mejor no debería seguir saliendo, pero tras reflexionarlo, se dio cuenta de que no podía cometer tal atrocidad; sería una sentencia definitiva para el mundo.

Entendió entonces que debía acallar su egoísmo y olvidarse de la necedad de los hombres. Sabía que estos suelen olvidarse de lo esencial y que él no tenía por qué darse importan-cia. A fin de cuentas, era el dueño de la luz y del calor.

 
 
  Aviso legal >>
web: acattmedia.com